BAJO LA LUZ DEL VERANO

Enviado por amarilys el Mié, 08/01/2018 - 16:40
décima


-Lorenzo Suárez Crespo
Ahora recuerdo al poeta bahiahondez Juan Cecilio Cruz cuando, poseído por el cordaje musical y elevando sus pupilas al infinito cantaba:
 
Astro divino en lo arcano, cómo te acercas a mí con encantos de rubí y la fragua de Vulcano. Bajo mi techo de guano hoy te elevo una oración, no quiero la bendición de la luna o de un lucero, es tu luz la que prefiero, una hamaca y un ranchón.
 
Apegados a sus raíces, aún los poetas rememoran aquellos tiempos de su infancia en momentos como estos en que la modernidad va cubriendo con pasos agigantados el lienzo del enorme panorama campestre. Es una vuelta lírica a las raíces.
 
Evocador de esa impronta solar, una misma y diferente, el Ranchón de los poetas a orillas del río Guamá en Pinar del Río, disfrutó de este verano 2018 con encuentros poéticos durante las fiestas populares en horarios de la tarde en que su amplio salón no solo ha dado la bienvenida a los lugareños, sino a muchísimos admiradores del género campesino en toda la provincia, muy especialmente a los decimistas.
 
En una etapa muy significativa en que algunos improvisadores son protagonistas del clásico del repentismo 2018, por la parte occidental, estas jornadas han sido provechosas para curtir su acervo versal en las diversas propuestas del punto cubano. Tan generosa como su dulzura acuática, la lluvia no pasó en estos días de ser ligero lienzo de cristal que, más que brusca y avasalladora, ecualizara líricamente la voz de los poetas. 
 
(Poetas improvisadores)
 
ANABEYBI RODRIGUEZ ALVAREZ

Qué sabor de cuerda y trino este palacio de guano en donde el punto cubano le hace guiños  al camino.

La décima alarga el trino Abriéndose en dos el pecho y en el poético lecho de una sensitiva escarcha todo el que entra se marcha con las rimas satisfecho.
 
Volví al rincón campesino de la ciudad pinareña donde la décima sueña lo mismo que un ave el trino.

Cada piedra del camino se hace pestaña en el suelo, el verso que empina el vuelo de tardes y de mañanas le va regando las canas a los peinados del cielo.
 
FELIX LOPEZ LEMUS  (el Minerito)

Tú sabes bien que al Minero este Ranchón lo protege y el río Cuyaguateje lo bañará el año entero.

Pero el día que el potrero no me obsequie una caoba y no la encuentre en la alcoba de su casa desvelada, me cuidará la portada de la Casa de la Trova.
 
JULIO PABLO TRAVIESO

Lejos de toda rutina hoy he vuelto a este palacio en donde tiene un espacio la décima campesina. Déjame ver por qué esquina, ahora que ya estoy adentro,

voy de la gloria al encuentro como si la tarde fuera una piñata y tuviera los aplausos en el centro.
 
MAGEL SANCHEZ SANCHEZ

Hoy Celestino García salió de su tumba yerta y penetró por la puerta ancha de la poesía.

Hay otra tumba vacía, es la de Pablo León que aprovechó la ocasión y  para venir del Norte, se fabricó un pasaporte con las pencas del Ranchón.


YASEL GARCIA CORTEZ

Vuelvo a este ranchón de guano donde Celestino un día escribió una poesía en las páginas del guano.

Aquí se hospedó el verano meses en el caballete y el sol igual que un jinete con espuelas y polaina, enfundó bajo  la vaina el filo de su machete.
 
Estos veranos ardientes se visten de carnaval bajo el esbelto ritual de fuegos fosforescentes.

Pero serán relucientes en noches más primorosas si bailarinas hermosas revoloteando sus manos como jardines humanos florecen en las carrozas.
 
MIGUEL HERRERA JAVIQUE

Volví con la vista fija en el futuro, Pinar, qué manera de encontrar oro en la misma botija.

Aquí donde la cobija con tela de sol se viste el toro del tiempo embiste y la corriente del río duerme sobre un beso mío igual que una niña triste.


FELIPE PEREZ ALVARADO

Hay que cuidar el Ranchón rimado de dulces sueños que es para los pinareños grande como el Guajaibón.

Hay que darle el corazón para que el pueblo lo entienda, no sea que un ciclón sin rienda le parta la cujería y Celestino García se nos quede sin vivienda.


JUANITO RODRIGUEZ CABRERA

Yo desde muy niño vine a la esquina de este monte a dejar que mi sinsonte en sus arboledas  trine.

Hoy quiero el sol me ilumine desde la prima al bordón, porque esos alambres son como extrañas combustiones que aceleran los pistones del motor del corazón.
 
Hoy después de la llovizna que le dio paso al querube, vamos a ver si una nube negra mi mente no tizna. Esperemos que la brizna no haga sombra en el camino y que a la altura de un pino se haga perlas el verano en los aretes de guano del Ranchón de Celestino.
 
ADRIEL CEBALLOS DELGADO

Acércate aquí, Miguel, porque este pueblo te admira y tu guitarra guajira pone notas en mi piel.

Con tu infinito nivel acaricias los palmares, y tus rimas  son juglares de las tardes de verano en los ojos de Montano y en los de Lorenzo Suárez.
 
ELOY SANCHEZ PADILLA

Estas tardes en que el sol lanza fuego de arcabuz hay pinceladas de luz sobre un guano en arrebol.

Es que el verano en su rol muestra todas sus facetas y aunque las nubes coquetas se achican y se agigantan, ríe el Ranchón cuando cantan sus décimas  los poetas.
 
OSVALDO DIAZ AVILA

Bajo la copa senil de esta cátedra montuna le pido a mis manos una mariposa juvenil.

Una, cien veces y mil tengo que hacer estas cosas, aunque mis manos rocosas de tantas piedras labrar, le es difícil atrapar al vuelo las mariposas.
 
lorenzosuarezc@pinarte.cult.cu