Tarjas y monumentos en Pinar del Río.

0
131

Por todo el mundo, hasta en los sitios más modestos, cada cultura erige discretos o espectaculares espacios para homenajear a sus protagonistas. Todo lugar de interés merece algo que lo distinga, y tal exaltación constituye una de las muestras más respetuosas a nuestros mártires e historia. Es por ello que la realización y conservación de tarjas y monumentos constituye un elemento a seguir constantemente por nuestras oficinas de Patrimonio.

A raíz de la reanimación de la ciudad por su 150 aniversario, hace unos años, comenzó todo un proceso incansable por restaurar símbolos distintivos y elementos medulares de nuestra esencia cultural. Por lo que un grupo de especialistas y autoridades, asesorados por Juan Carlos Rodríguez -nuestro historiador-, ha venido lanzando convocatorias y dado luz verde a varios artistas en esta contienda por la reconstrucción, cuidado y creación de fragmentos sustanciosos de nuestra imagen pública, además del rescate de algunos museos municipales. Bárbaro Abascal trabajó en la concepción del nuevo monumento a Adela Azcuy y en la restauración del Monumento a los Malagones –nominado recientemente a Premio Nacional de Patrimonio-. Mientras que Julio César Banasco restauró el Monumento a Las Taironas y ha participado en la recreación de delicados elementos en edificios tan importantes como el Hotel Vueltabajo –antiguo Hotel Ricardo- y el Teatro José Jacinto Milanés.

Se puede conocer mucho de la historia de un pueblo gracias a sus tarjas. Y en Pinar del Río, que no existían las suficientes, ya se han comenzado a retomar buenas ideas para restaurar algunas y develar otras en sitios que han presenciado hechos indispensables para comprender nuestros procesos políticos, artísticos y socioculturales.

 Julio Mujica trabajó en la que preside, junto a la bandera cubana, la intersección entre la Calle Martí y la Calzada de la Coloma –que muestra nuestro escudo y recuerda la entrada de la caravana revolucionaria en Pinar, en enero de 1959-; en la del Centro de Investigación Argeliers León –figura crucial para la música y la cultura cubanas-; y en la del Consejo Científico Veterinario, en memoria del Dr. Ildefonso Pérez Vigueras, sabio pinareño de la medicina veterinaria cubana. Mientras que Juan Manuel Menéndez Mena y Juan Blanco Jiménez han trabajado en la tarja del Parque de La Independencia, Antigua Plaza de Armas, Centro Histórico del poblado y donde se proclamó el Título de Ciudad a la villa el 10 de septiembre de 1867; en varias tarjas que rinden tributo y recuerdan fechas importantes, relacionadas con Julio Antonio Mella, Rafael Ferro, Francisco Donatién, El Comandante Pinares y el Movimiento de Combatientes; en la que recuerda la simultánea de ajedrez a la que convocara José Raúl Capablanca en el Hotel Vueltabajo; en la tarja del Hotel La Marina; en la de Ormani Arenado junto al monumento que le rinde tributo en la Escuela Provincial de Deportes; en la de una de nuestras logias masónicas… Espacios, centros, instituciones, o esquinas importantes, desde cualquier arista cultural son recordados por locales y transeúntes de paso, a la vez que se afianzan historia, memoria colectiva y sentido de pertenencia. En el caso de Pinar del Río, este fenómeno de reanimación está ganando ahora, otros cauces.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here