A dónde vas… Muestra de Ernesto Figueroa, en la Galería Tele Pinar, este septiembre.

0
78
image description

Es conocida la vocación de Ernesto por construir esta especie de híbrido entre escultura y maquinaria. No solo se interesa por buscar una pieza tridimensional, estéticamente pulida y bien acabada, también busca en el espíritu del artefacto funcionalidad y utilidad. Es por ello que aun cuando no terminen siendo artilugios de congruente funcionamiento, las creaciones de Figueroa nos dejan la sensación de experimentos con propósitos de uso y hasta posibilidades de multiplicación.

En su primera y singular exposición personal, nos regalaba toda una serie de construcciones metafóricas, que según él, detallando, exponiendo y motivando interrogantes y diálogos sobre conflictos, enfrentamientos y potenciales maneras de destrucción; servían como pretexto para cuestionar guerras, modos de manipulación y control mediático, social y sistemático. Para esta ocasión el movimiento, el cambio, la transformación, los desplazamientos y las elucubraciones en torno a la manera de lidiar con ellos, han constituido el impulso para concebir una serie de planos y ¨objetos¨, que comprenden muchas de las ideas asociadas a nuestra disposición para viajar, migrar o permutar. 

Los planos resultan una suerte de manual, de prospecto detallado, en el que no solo yacen alternativas de concreción y variantes según materiales y poderes de adquisición de herramientas; prácticamente ilustran procesos de pensamiento y reflexión en función de las circunstancias de tal concepción.  Los ¨objetos¨ por su parte, estas piezas seductoras, cubiertas de aquella vocación por la experimentación que el hombre renacentista sembrara en nuestra noción de sobrevivencia y futuro para siempre, vuelven sobre los presupuestos que desde el principio hemos descubierto en los trabajos de Figueroa. Se perciben los anhelos de movilidad, de búsqueda de novedad y rediseño de lo conocido en función de realidades alternas. Ruedas, velas y poleas que dejan poco espacio para el acomodo, cual necesidad de recreación interminable, en la que el sujeto más que centrarse en la satisfacción del logro, se haya obsesionado por el avance. Naves de traslación, de embarcamiento, de búsquedas de vuelos y nuevos estados. Y en este redimensionar elementos y mecanismos en pos de otros contextos, además de pulidas ideas para los artefactos que tal vez pudieran funcionar, subyacen intenciones y modos de operar en función de tales emprendimientos o desplazamientos. No solo los medios para las permutaciones quedan proyectados o insinuados, los fines también se aluden, se traducen de ciertos elementos que desde lo simbólico ilustran circunstancias y realidades. Estas repensadas, estilizadas, aguzadas, dinámicas y extraordinarias máquinas bien pudieran constituir una alegoría de nuestros modos actuales de proceder, parlamentar, intercambiar y gestionar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here