Audiovisual redimensiona poema

Audiovisual redimensiona poema

Audiovisual redimensiona poema

En medio de la circunstancia del agua por todas partes y el aislamiento, tan psicológico como social, impuesto por estos días, el prominente dramaturgo Irán Capote ha sufrido de “enconchamiento”. Su mirada introspectiva se desbordó en el poema Isla, dedicado a Virgilio Piñera.

Otro hijo de archipiélago, el realizador Lester Hamlet, redimensiona estas palabras escritas con un audiovisual, cuya estética minimalista se apoya en la facilidad de interpretación de un grupo de reconocidos actores de varias generaciones y el peso que aportan los primeros planos. Más allá de Stanivslaski, y porque, de un modo u otro, en Isla nos vemos todos, el material audiovisual, como producto artístico-crónica viva, presagia que estos dos creadores, islas del mismo archipiélago, han sellado así un pacto creativo…

Participan: Alicia Hechavarría, Gabriel Wood, Ulises González, Daysi Quintana, Lester Hamlet, Enrique Molina, Herón Vega, Luisa María Jiménez, Yailene Sierra, Leo Benítez, Néstor Jiménez, Yessica Borroto, Michaelis Cue, Gretel Cazón, Marta Montalvo, Denys Ramos, Yasvell Rodríguez, Elba Pérez, Andro Díaz, Fernando Hechavarría, May Guerra y Daisy Granados.

Música utilizada: Romance de Fredesvinda, de Bárbaro Marín y Reinaldo Sandler; Y nada más, de Silvio Rodríguez. 

Montaje de David Medina.

Dirección de Lester Hamlet.

Puede encontrar el audiovisual aquí

Como cortesía de Irán Capote, el poema.

ISLA

Para Virgilio Piñera

Ya lo publicaron en Internet.
Y desde todas partes del mundo,
la gente escribe millones de comentarios.
Es imposible de creer.
Imposible para ellos.
Yo asumo la noticia sin sorpresa
Mañana a las seis en punto de la mañana me convertiré en isla.
Isla
como suelen ser las
Islas
Enormes montones de tierra flotando sobre el mar.
Todos los desechos de mi monótona existencia
bastaron para semejante conversión.
La isla
que seré desde mañana
Llevará mi nombre
como corresponde
y una inmensa cordillera en el centro,
que bien mirada desde lejos
parece una absurda máquina de escribir.
Y eso será todo lo que exista sobre mí.
No tendré nada más para mostrar a los turistas
que la imperfecta máquina donde gasté mi vida palabra a palabra.
Cuando se es una isla aburrida;
como la que seré desde mañana,
se vive siempre con el ridículo miedo de la penetración,
de la muerte por asfixia.
Estás rodeada de agua pero no puedes beberla porque es salada...
y un calor insoportable te obliga a sentarte a la mesa del café,
totalmente descafeinado.
Cuando se es una Isla
Como la que seré
desde mañana;
se vive tanteando el límite de todas las cosas,
poniendo siempre las mismas precauciones,
los mismos deseos de acabar con el calor,
de acabar con el borde de ti misma,
el mismo deseo de muerte por congelación.
Debí advertirlo hace bastante.
Uno se convierte en Isla
cuando echa raíces en el agua
y de tanto patalear en el fango
termina fijado para siempre.
No tiene remedio.
No hay Dios ni Isla que pueda detenerlo.
Al menos la Isla que seré desde mañana
llevará mi nombre.
Como corresponde.

 

Boletin Mayo/2020
Revista La Gaveta
AHS

Audiovisual redimensiona poema